En la comparecencia de César Alierta para explicar los resultados financieros de Telefónica en 2015, ha adelantado la posibilidad en el futuro de cobrar el exceso de consumo de datos en las redes de fibra a los usuarios igual que se hace con las tarifas móviles.

Esta medida Telefónica ya la está aplicando en Chile y Alemania y parece que le funciona. Es una medida dice para balancear mejor la carga en la red, pero que por el momento no se aplicará en España porque su red está aguantando.

El problema sería que el resto de operadores se sumasen a la iniciativa igual que hicieron cuando dejaron de dar teléfonos móviles al contratar una línea.

Según Telefónica, el consumo medio de una familia con 16 dispositivos conectados a la red wifi, streaming de vídeo en HD, servicios del hogar inteligente y descarga de contenidos tienen un consumo mensual de 120 GB, ellos se plantean cobrar a partir de los 500 GB. Bien, este es un dato que dan ellos, en casa somos dos, con dos móviles, dos tablets, un portátil y la tele con Netflix y consumimos más de 120 GB.

Sólo nos queda esperar que no todas las compañías hagan lo mismo, aún así se perjudicarían los lugares donde sólo llega servicio Movistar (localidades pequeñas, urbanizaciones … etc).